Cubiertas de plomo


Material suave, dúctil y maleable

El plomo no se encuentra por sí mismo en la naturaleza. Este material se extrae principalmente de la galena. Nuestro país tiene importantes yacimientos de este metal, por lo tanto lo encontramos en abundancia.

Los procedimientos de obtención de este material son la tostación y reducción, tostación y reacción. El plomo necesita un proceso de purificación que se realiza mediante las técnicas mencionadas anteriormente para llegar a un nivel de pureza del 99,77%.

Este material tiene un color azulado, cuando entra en contacto con el oxígeno se inicia el proceso de oxidación y adquiere un color grisáceo.Es un elemento suave, maleable, dúctil en aleación con antimonio mejora notablemente sus características. No soporta bien los cambios de temperatura por eso no se realizan tubos de plomo en la conducción de agua.


Conservación extraordinaria

El plomo tiene un empleo muy limitado en la construcción debido a su baja resistencia pero si es uno de los mejores elementos para la conservación de los edificios y es el aislante acústico por excelencia.

Elaborando láminas finas de plomo para el revestimiento de las fachadas y los tejados conseguimos una conservación idónea para los edificios protegiéndolos de la corrosión generada por los factores atmosféricos.

Esta técnica se emplea desde hace décadas en edificios históricos conservándolos en estados inmejorables.

El plomo ofrece numerosas ventajas, entre ellas las siguientes:

  • Su instalación es muy sencilla, se puede soldar con facilidad.
  • La resistencia del plomo reduce al mínimo la reparación de las cubiertas.
  • Su maleabilidad favorece el cambio de las placas con gran facilidad y rapidez.
  • Su resistencia al fuego aseguran una protección adecuada contra la propagación.

Protección contra la humedad y aislante

Una de las técnicas que le confiere libertad de movimiento es la colocación por solapamiento, esto consigue eliminar la tensión por dilatación térmica, también una de las técnicas más utilizada es la unión de las placas con soldadura.

Los recubrimientos de tejados de plomo se pueden emplear para la protección contra la humedad, aislante, conservación de edificios históricos, canalones, chimeneas, vierteaguas, cornisas, cubiertas, etc. Realizamos un estudio cuidadoso de la avería que nos propone y determinamos las soluciones más eficaces nos avala nuestros 25 años de experiencia en mantenimientos y reparaciones de tejados.

Cubiertas Alves realiza revestimientos de plomo para su tejado y fachadas con un mero cuidado. Nos caracterizamos por nuestro método de trabajo y técnicas empleadas para obtener el mejor de los resultados, siempre cumpliendo con los objetivos marcados por el cliente.


Contacte con nosotros:
+34 696 845 857


Contacto